Acreditarse

Anteproyecto Ley de universidades: los cuatro pilares

 

Después de 20 años se va a reformar el sistema universitario españolEn anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) presentada por el ministro Manuel Castells pretende modernizar el funcionamiento de la universidad y mejorar la calidad docente e investigadora de las universidades españolas a través de cuatro pilares fundamentales.

Profesorado : Para luchar contra la masiva contratación de profesores asociados van a limitar el cupo de estos al 20% del total de la plantilla. Hasta ahora el máximo se situaba en el 40%, casi la mitad de los profesores. Los profesores asociados tienen un contrato temporal de cinco euros la hora y actualmente un tercio de los profesores pertenecen a esta modalidad. Además, aumenta el porcentaje de funcionarios del 51% hasta el 55%. 

Por otra parte, el 15% de las plazas convocadas estarán reservadas a los asociados con el título de doctor que lleven 5 años en la misma universidad mientras que esos profesores que no tengan leída la tesis podrán acceder a unos contratos de Profesor Contratado no Doctor, una nueva modalidad destinada a que los profesores sin el doctorado lo puedan realizar mientras siguen con la docencia, de este modo pretenden aumentar la calidad del personal docente.  Otra figura que nace es la de Profesor distinguido, destinado a los docentes e investigadores, tanto españoles como extranjeros, que estén desarrollando su carrera en el extranjero.

Otro aspecto que quiere corregir este proyecto de Ley es disminuir la cantidad de profesores que trabajan en la misma universidad en la que defendieron la tesis que actualmente se sitúa en el 70% de los profesores.

Para mejorar la calidad de la docencia, se incorporan los sexenios docentes que valorarán los méritos docentes y se promoverá aumentar la calidad de la docencia al igual que se aumentó la calidad investigadora hace años con los sexenios de investigación.

La investigación: Cada universidad deberá destinar a la I+D+i al menos el 5% del presupuesto y obligará al profesorado a cumplir con las tres funciones: investigación, docencia y transferencia de conocimiento.

Rectorado: Ya no hará falta ser Catedrático para ser el rector de universidad. Si se aprueba tal cual en anteproyecto, para ser rector será necesario ser funcionario y sumar tres sexenios de investigación, tres quinquenios de docencia y cuatro años de experiencia de gestión universitaria unipersonal. Además, se alarga el tiempo de cada mandato a seis años pero se prohíbe la reelección. 

Los estudios: Solo el 33% de los estudiantes finalizan los estudios en el tiempo asignado en sus programas. Para solucionar esta situación se va a permitir la inclusión de una mención dual o que se ofrezcan grados en las que se puedan cursar asignaturas de otros títulos oficiales del mismo ámbito.